EXPECTATIVAS AJENAS

/ / Sin categoría

Tal vez vivimos llenando las expectativas ajenas y poco a poco nos vamos convirtiendo en lo que otros esperan de nosotros. Aparentar estar felices cuando no lo estamos. Trabajar o estudiar algo que nos deprime. Si otros esperan ver a alguien fuerte, fuerte me vuelvo. Si otros esperan que reaccione de cierto modo, así reacciono.

Hay una preocupación excesiva de cómo me mira el otro, que en realidad saber quién soy YO en verdad. Nos hemos convertido en actores sin sueldo. Fingiendo una cosa y deseando otra. Aceptando situaciones o personas que nos debilitan solo para llenar las expectativas ajenas.

Sin darnos cuenta, el aparentar lo que no somos, es como estar en arenas movedizas que en cualquier momento nos atraparan y con el tiempo será aún más desafiante salir de ahí.

Ahora si estamos dispuestos a vivir una vida de autoengaño ¿Cuánto tiempo podemos mantenerlo? ¿Cuánto tiempo pasara hasta que la frustración, tristeza y dolor nos haga despertar?

Aun cuando no tenemos un control absoluto, busquemos ser leales y sinceros con nosotros mismos. Sin apariencias. No busquemos la aprobación ajena a costa de nuestra desdicha.

Aprendamos a vivir bajo nuestras propias expectativas. Esas expectativas que nos lleven a la excelencia misma y a la realización de nuestro mejor ser:

– Expresa lo que piensas sin miedo al rechazo, con respeto y tacto

– Busca mejorarte día con día

– Aprende a decir No con firmeza

– No impongas tus propias expectativas a otros

– Desafíate diariamente a ser mejor persona

– Lee – Escucha – Aprende

©Laura Evelia – Autora de los libros: “Mi Mejor Enemiga” y “El éxito lo diseñas Tú.”

Siguela en Facebook: Laura Evelia –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *