LA VENTAJA DE UNA MENTALIDAD FUERTE

/ / Sin categoría

¿Te has preguntado porque algunas personas alcanzan sus metas a pesar de los obstáculos y otras no? ¿Cómo logran levantarse una y otra vez después de caer? Hay muchas las cualidades que los distingue, pero sin lugar a duda, una de esas cualidades es una mentalidad fuerte para enfrentar desafíos u obstáculos.

El tener una mentalidad fuerte no significa que no te va a doler cuando las cosas no te salgan como las planeas, no fallaras, no te ganara la pereza o no cometerás errores. Los habrá en todo momento. Sin embargo, una mentalidad fuerte te brindara la oportunidad de no autocastigarte, quedarte hundido en tus fracasos, sentirte una víctima, llorar tu pena eternamente, buscar culpables, etc.

¿Las ventajas?

Una mentalidad fuerte te da la ventaja de procesar los problemas de diferente forma. Por ejemplo, si algo no salió como esperabas, te darás un tiempo para llorar, sacar tu frustración y luego ver donde se puede mejorar y continuar con tu objetivo.

Una mentalidad fuerte te ayuda a recuperarte de los eventos traumáticos, los momentos incomodos más rápidamente y te da la determinación de tomar decisiones necesarias, que de otra forma las pasarías por alto.

Una mentalidad fuerte te permite estar consciente de tus acciones y tomar responsabilidad de ellas y sus consecuencias. No permite que las excusas o justificaciones nublen la integridad de tus actos.

Por supuesto, no nacemos con esa mentalidad que te mantiene adelante a pesar de las dudas, conflictos, cansancio, miedos, rechazo, dudas, etc. Es algo que se tiene que desarrollar continuamente.

¿Cómo se logra?

Se requiere que te desafíes a ti mismo diariamente. Hacer cosas que no te agradan pero que son necesarias para tu mejoramiento continuo. Por ejemplo, levantarte temprano cuando no deseas hacerlo, evitar comer ese pastel cuando sabes que deberías comer algo más saludable, llegar a tiempo a tus compromisos, cumplir tu palabra cuando la has dado, etc.

Ahora, no se trata de hacer algo sobrenatural, sino de poco a poco entrenarte a ti mismo:

• A pensar, actuar y sentir de forma diferente
• Atrasar la recompensa inmediata y desarrollar la paciencia
• A ser decisivo al tomar tus decisiones y respetarlas
• Estar consciente de lo que eres y haces
• Lidiar con la incertidumbre y confusión

¿Sencillo? Claro que no. Sin embargo, entre más rápido aprendas a sentirte COMODO ante lo INCOMODO, más rápido desarrollaras una mentalidad fuerte y podrás lidiar con las sorpresas de la vida. ¡La decisión es tuya!

©Laura Evelia – Autora de los libros: “Mi Mejor Enemiga” y “El éxito lo diseñas Tú.”

Síguela en:

  Laura Evelia

  Laura.Evelia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *